martes, 19 de abril de 2016

10 NOVELAS AMBIENTADAS EN EL MUNDO DEL ROCK

Hablemos de 10 novelas ambientadas en el mundo del rock...


La llamada novela rock ha venido teniendo un auge imparable desde que a mitad de los 90 se publicase la divertida “High fidelity” de Nick Hornby. Pero antes de eso hubo muchos otros títulos que retrataban el mundo del rock y de la música pop en sus páginas de manera más o menos ficticia. Para demostrar que la música además de escucharse puede leerse, a continuación incluimos una lista de 10 estupendas novelas que serán del agrado tanto de melómanos empedernidos como de lectores al uso. Que lo disfruten escuchando y, sobre todo, leyendo.  

1- El mundo bajo sus pies (Salman Rushdie)
Publicada en 1999, el autor indio nacionalizado británico y autor de Versos satánicos, narra en esta novela la ficticia historia de una banda india formada por la cantante Vina Apsara, de “voz salvaje”, y Ormus Cama, guitarrista y compositor místico que en la novela ha escrito éxitos como Blowin` in the wind, en la cima de su éxito. La novela recoge muchos de los clichés, las tragedias y el humor propio del mundo del rock, atrapando los roles de figuras como Jim Morrison, Brian Wilson, Bob Dylan, Lennon o Elvis, lo que hará las delicias de los melómanos más aficionados a la lectura. La novela alcanzó otro estatus cuando U2 hizo real la ficción poniendo música a la canción insignia del libro, The ground beneath her feet


2- The Commitments  (Roddy Doyle)
¿Una banda de soul en Dublín? Cuando el irlandés Roddy Doyle autopublicó su propia novela en 1987 gracias al dinero de un amigo y un préstamo bancario no pensó que su obra llegaría a ser tan popular gracias a su adaptación al cine años después. En ella cuenta las andanzas de un puñado de desempleados jóvenes y su melómano manager Jimmy Rabitte, que se ven inmersos en la aventura de formar una banda de soul con l intención de llegar a ser los reovadores absolutos del género en un ambiente tan poco apropiado como el Dublín de los años 80. Divertida y  entrañable, la novela forma parte de la llamada Trilogía de Barrytown, como su primera entrega.

3- La calle de Great Jones (Don DeLillo)
Aunque el retrato del personaje de esta especie de parodia oscura publicada en 1973 podría recordar al mismísimo Bob Dylan, no se trata en absoluto del músico de Minnesota. La narración se desarrolla en Nueva York a partir del robo de unas cintas, cuando Bucky Wunderlick decide escapar de la fama y el voraz negocio musical e instalarse en la gran manzana. La trama puede recordar a muchos fans de Dylan al trasfondo existente tras The basement tapes (1975), el álbum que el músico, sin duda inspiración para DeLillo, decidió liberar casi una década después con sus grabaciones junto a The Band. Terroristas, camellos y skinheads aparecen en una novela que según el autor trata “sobre el miedo y la paranoia”.

4- Cosas que los nietos deberían saber (Mark Oliver Everett)
Tras una triunfante carrera musical, el errático y entrañable personaje que se esconde tras Eels, publicando joyas del rock alternativo como “Beautifull Freak” (1996), decidió plasmar en un libro toda una vida llena de dramáticos momentos y situaciones sorprendentemente tormentosas, pero de la manera más dulce y directa que uno pueda imaginar. Autobiografía novelada o no, esta delicia cuenta la vida triste de un chico triste refugiado en su universo musical hasta la explosión del rock alternativo en los 90: “la supuesta cultura alternativa trajo consigo una fea constatación: en realidad no era alternativa en absoluto. Estaba a la venta, igual que cualquier otro producto comercial”. (Link para reseña en título) 

5- La subasta del lote 49 (Thomas Pynchon)
1966. Pynchon y Brian Wilson fuman marihuana plácidamente en el salón del genio de los Beach Boys. “Smile” y “The crying of lot 49” en el aire. La hilarante novela del escritor neoyorquino se centra en una ficticia banda llamada The Paranoids, grandes fumadores de yerba, y lanza geniales guiños a los todopoderosos Beatles con sus paródicos Sick Dick and the Volkswagens, otra ficción culpables del brillante hit I want to kiss your feet (I want to hold your hand?) Pynchon captura en esta divertida novela el alocado ambiente reinante en la California de mitad de los 60, consiguiendo así crear lo que se ha descrito como la novela rock más psicodélica que se haya escrito nunca.

6- El buda de los suburbios  (Hanif Kureishi)
The Buddha of Suburbia, publicada en 1990 y considerada uno de los mejores debut literarios que haya habido nunca, acomete el choque cultural de la juventud anglo-pakistaní en el efervescente Londres de los primeros años 70, retratando a través de sus personajes los periodos vividos bajo el rock psicodélico, el glam, el punk y la new wave con su desencanto Thatcheriano, en un estupendo repaso de la cultura pop británica. Espiritualidad oriental, hedonismo, sexualidad y temas como el racismo se abordan en esta magnífica novela, conducidos por un hilo musical extraordinario, que llevó a David Bowie a poner música a los 4 capítulos que la BBC produjo para convertirla en serie de televisión.

7- Y no quiero vivir esta vida (Deborah Spungen)
Nancy Spungen fue encontrada muerta en bragas y sujetador en la habitación número 100 del mítico Chelsea Hotel de Nueva York. Sid Vicious, bajista incontrolable de los Sex Pistols y pareja de la joven fue señalado como el sospechoso de atestarla la puñalada en el abdomen que la dejó sin vida una noche de abusos con la heroína y otras drogas. Su madre cuenta en este impactante libro la historia de una niña fuera de control aficionada a las drogas, la violencia y el sexo, en una detallada biografía donde no faltan diagnósticos médicos y apuntes sobre su esquizofrenia, su relación con el icono del punk Sid Vicious, su vida como groupie y su obsesión por morir joven y dejar un bonito cadáver.  

8- Powder (Kevin Sampson)
Powder es la historia de la lucha por la fama y el éxito de una banda de rock a finales de los 90. Su autor sabe muy bien plasmar temas indisociables al mundo del rock como la relación con la discográfica y la prensa, las rivalidades entre miembros del grupo, las extenuantes giras y todo el excitante ambiente de la creación musical y su lanzamiento al público, puesto que Sampson había sido años atrás manager de la banda británica The Farm, que legó éxitos tan radiados como All together now. Ascenso, auge y declive de una banda rock, la novela no recibió buenas críticas dado su manido estilo y sus arquetípicos personajes plagados de clichés, pero sin duda sería un buen regalo e inicio para el adolescente melómano. 

9- El tiempo es un canalla (Jennifer Egan)
La escritora canadiense ganó gracias a esta estupenda novela de carácter Proustiano el Premio Pulitzer.  Publicada en 2010 y originalmente titulada “A visit from the goon squad”, la novela recorre medio siglo en un entramado en el que el tiempo y las vidas retratadas son uno, partiendo desde los años 70 a hasta la distopía de los 2020, a través de varios personajes relacionados con el mundo de la industria musical. Varias historias se narran en un mismo hilo temporal alrededor del mundo del rock (un productor musical, un cantante, una secretaria) por lo que puede leerse como novela o bien como relatos independientes con su propio tono. La novela goza además de un trasfondo crítico sobre la industria de los productos culturales y contiene todos los ingredientes para una lectura agradecida.

10- Alta fidelidad (Nick Hornby)
Por su estatus de hito y la popularidad alcanzada gracias a su adaptación a la gran pantalla protagonizada por John Cusack y Jack Black, la novela escrita por Hornby no podía dejarse fuera de esta lista. Llegando al escalón más bajo del negocio musical, desde el glamour a la trastienda, el escritor británico plasma la vida de un vendedor de discos de carácter existencialista y la fauna creada alrededor de su tienda, en la que operan personajes tan divertidos como freaks del mundo de la música pop. Todo un acierto que llevó a otros escritores a seguir la línea humorística y ácida de esta brillante novela publicada en 1995. Ya saben, “estoy triste porque escucho música pop o escucho música pop porque estoy triste”. Imprescindible. 

© David de Dorian, 2016

Ilustración minimalista de Zara Picken

  (Ilustración: Zara Picken)


5 comentarios:

  1. Me interesan mucho las novelas con esa temática: de hecho, me he leído las tres últimas.
    "Powder" retrataba muy bien el ambiente y las relaciones entre los miembros del grupo, como bien señalas.
    La novela de Egan es quizá más compleja de lo que apuntas. O eso me pareció a mi. En su día hice una reseña en mi blog, que enlazo.
    http://www.comunsinsentido.com/2012/01/jennifer-egan-el-tiempo-es-un-canalla.html
    La novela de Nick Hornby es estupenda. La conocí por mediación de un amigo que había leído "Fiebre en las gradas" (que me explicaba que retrataba muy bien la pasión de un hooligan por el fútbol; Hornby hablaba de uno del Arsenal, mi amigo y yo éramos del Real Oviedo y entendimos a qué se refería). Así que me leí "Alta fidelidad" cuando presentaba el programa de radio "La Puerta del SOUL" y, junto a mi amigo, hicimos un especial en el que repasábamos la novela y sonaban las canciones que se mencionaban en la novela. Porque la música soul (y no otra) era esencial en la trama. Cuando se hizo la adaptación cinematográfica y se trasaladó el protagonismo hacia la música "indie" me pareció una verdadera traición. Hoy sigo manteniendo mi boicot (pese a que sé que es estupenda, John Cusack está extraordinario y he rastreado TODA la banda sonora).

    Del resto, DdD, no he leído "The commitments" (la película me encanta y Roddy Doyle es un gran escritor, al que sigo la pista, y en "La Puerta del SOUL" hice un especial con las canciones originales de la película), pero no tenía noticia de que se hubiera traducido. La última vez que recuerdo haber mirado (hará un par de años), seguía sin ser traducida. ¿Sabes algo?

    Me apunto la de Pynchon, que siempre he tenido la tentación de leer, pero del que sus dimensiones y lo tortuoso de sus planteamientos me hacían echarme atrás. Una cosa divertida de 192 páginas es un aliciente.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el nutritivo comentario, Alberto. Es cierto, la novela de Egan es bastante más compleja e imposible de resumir en diez líneas, ahí van pistas, pero en tu enlace hay una buena reseña (vuelvo a incluirlo para interesados: http://www.comunsinsentido.com/2012/01/jennifer-egan-el-tiempo-es-un-canalla.html )

      Magnífico nombre para un programa, ¿puede escucharse en alguna parte? (No dudes en incluir enlaces aquí mismo) Tanto el libro como la película, que apunto como hitos, me parecen fascinantes. En cuanto a la traducción de Commitments aún no tengo noticia de que exista al español, desgraciadamente.

      En general todas estas novelas merecen lectura. De hecho a Hornby voy a atacarlo próximamente de nuevo. Un gran saludo

      Eliminar
    2. Bueno, he tardado en contestar porque me apetecía leer el libro de Pynchon, cosa que acabo de hacer.

      Por partes:

      1 - El programa "La Puerta del SOUL" se emitió durante cinco años en una emisora pirata de Oviedo, entre 1998 y 2002. Es un proyecto finalizado ya, que abandoné por otras ocupaciones y, entre nosotros, por exceso de audiencia. Ja.

      2 - El libro de Pynchon tiene un aire que me recuerda a DFW; al haberlos leído en orden inverso al de publicación, noto las influencias en sentido inverso, pero es gracioso ver rastros de "La escoba del sistema" en "La subasta del lote 49". En todo caso, no sé si hilarante es la calificación que yo hubiera empleado, pero tengo por seguro que no me hubiera atrevido a catalogarla como novela "rock". Sería como si dijera que "Christine" es un libro sobre la fórmula 1, por mucho que salga un coche. No sé si me explico.

      3 - La ausencia de traducción de "The commitments" es inexplicable.

      Gracias.

      Eliminar
    3. Por lo que tiene de marco temporal y de referencias a ese ambiente de la subcultura californiana de los 60, incluyendo por supuesto el mundo del rock, me parece apropiado incluir la de Pynchon como tal. Discrepo en la comparación tajante que haces, pues es el complemento perfecto a la etiqueta en sí, y si no hilarante, disparatada, si se prefiere. Los términos son personales, y en el blog se intenta escapar al menos un poco de toda ortodoxia.

      De acuerdo (y en el término) con lo de los Commitments.

      Gracias a ti, Alberto.

      Eliminar
    4. Disparatada lo es; eso es indiscutible. En todo caso, agradezco tu recomendación (o haber tenido la intuición de que merecía la pena seguir tu recomendación). Ambos sabemos cómo son de evanescentes las etiquetas.

      Gracias.

      Eliminar