domingo, 31 de enero de 2021

10 NOVELAS DE ANAGRAMA ADAPTADAS AL CINE DE LOS 90

Hablemos de 10 novelas adaptadas por el cine de los años 90...

Las adaptaciones literarias llevadas al cine siempre han resultado un verdadero revulsivo tanto para la literatura, ayudando a llevar la novela de turno a un público mucho más amplio al que muy probablemente le hubiese pasado desapercibida la obra; como para el espectador-lector, ampliando su disfrute de la historia en dos sentidos, el del libro y el del film, y donde el “factor comparación” permitirá una lectura -en su sentido amplio- mucho más rica y profunda de los pormenores artísticos en ambas disciplinas de y sus ejecutores.

Presentamos diez buenísimas novelas de la conocida Editorial Anagrama para leer y para disfrutar en pantalla, adaptadas durante la década de los 90, que harán las delicias de los amantes de la literatura y el cine, ideales para disfrutar en estos tiempos de restricciones y puertas adentro. 

Y para los más curiosos no olvides pinchar en los links disponibles para más artículos e información relacionada.    

                                       

1-La hoguera de las vanidades por BRIAN de PALMA (1990)

Tan solo tres años después de su publicación en 1987, la novela de New York por excelencia tuvo su adaptación al cine de la mano del gran Brian de Palma. Sería Tom Hanks el encargado de meterse en la piel de Sherman McCoy, junto a un reparto de lujo con Bruce Willis, Morgan Freeman, Melanie Griffith y la aparición de una pequeña Kirsten Dunst, que no serán recordados por su mejor papel. Por desgracia, la cinta no respeta el espíritu de la novela, trufando una buena historia de una pueril comicidad que contrasta con el humor ácido manejado con maestría por Tom Wolfe. Una novela enorme escrita por entregas en la revista Rolling Stone, que no ha tenido en la pantalla la adaptación que se merece, pero que es un perfecto ejemplo de la libertad de algunos directores a la hora de acomodar a su campo una obra literaria.  

 

2- El almuerzo desnudo por David Cronenberg (1991)

La obra de William S. Buroughs ha atraído por igual a músicos (Ian Curtis, David Bowie o Kurt Cobain) y cineastas (Gus van Sant o Storm Thorgerson). Su obra cumbre, El almuerzo desnudo, fue publicada en 1959 y desde su nacimiento produjo cierta controversia por “obscena”. Aunque parecía complicado llevarla al cine, fue el director canadiense, padre del llamado “horror corporal” y de títulos como Scanners (181), La mosca (1986) o el Crash de Ballard (1996) quien con éxito adaptó la novela. Acostumbrado a la ciencia ficción y una temática que explora los miedos humanos, Cronenberg se basó igualmente en algunos otros escritos del autor, así como en algún importante suceso biográfico, plasmando de esta forma el espíritu de la novela más que haciendo una traducción cinematográfica al uso.

 

3- El inocente por JOHN SCHLESINGER (1993)

Anthony Hopkins e Isabella Rossellini protagonizan este vibrante thriller de espías e intrigas políticas localizado en el Berlín de la Guerra Fría. El propio Ian McEwan adaptó su novela para ser dirigida por todo un oscarizado veterano como John Schlesinger. El director británico —Cowboy de medianoche (1969), Marathon man (1976)—, acomete uno de sus últimos trabajos con cierto sabor a Hitchcock y la notable interpretación de su reparto principal, que no llega a disimular la, sin embargo, inconsistente trama. McEwan, también veterano en esto de las adaptaciones, con títulos como El placer de los extraños, El jardín de cemento o, más recientemente, la lograda Expiación (2006), no consigue con su prestigiosa obra literaria imprimir su misma calidad en el cine, pero no hay duda de que las interpretaciones y la ambientación son altamente disfrutables.      

 

4- El Buda de los suburbios por Roger Michell (1993)

La BBC produjo esta recomendable miniserie de cuatro episodios basada en la exitosa novela debut de Hanif Kureishi. Ambientada en el Londres que abarca desde el rock psicodélico a la new wave, este drama intercultural con Naveen Andrews (El paciente inglés, Perdidos) en la piel de Karim, contó con una estupenda banda sonora a cargo del siempre rentable David Bowie y con la solvente dirección de Michell, quien jugaría un papel importante en la revalorización de la barriada londinense de Notting Hill gracias a su recaudatoria película. El director llevó también a la gran pantalla en 2004 la adaptación de otra novela de Ian Mc Ewan, El intruso. La novela, sigue siendo hoy una de las mejores obras ambientadas en el mundo de la música pop jamás escrita.

 

5- Four rooms por Quentin Tarantino (1995)

Cuatro historias dirigidas por cuatro directores e hiladas con maestría interpretativa por Tim Roth, junto a otros grandes actores como Bruce Willis o Valeria Golino y caras conocidas como Antonio Banderas y Madonna. Allison Anders (Corazón rebelde), Alexandre Rockwell (En la sopa) y Robert Rodriguez (Abierto hasta el amanecer) dirigen tres de estas partes, dejando el cierre a un jovial Tarantino — también protagonista—, que basa su corto en “El hombre del sur”, de Roal Dahl desde sus Relatos de lo inesperado. La tensa y macabra historia es adaptada por el director de Pulp Fiction de manera libre, marcando su diferencia con otras adaptaciones de la misma en "Alfred Hitchcock presenta" o la protagonizada en 1960 por Steve McQueen.   

 

6- Smoke & Blue in the face por Wayne Wang (1995)

Primera incursión de Paul Auster como guionista, cuya novela La música del azar fue adaptada un par de años antes de que su relato "Cuento de Navidad de Auggie Wren" fuera llevado igualmente al cine para conformar la idea general de Smoke, y en particular una de sus escenas. Muchos de los temas recurrentes del autor de la Trilogia de Nueva york son puestos de relieve en esta dinámica y simpática película-falso documental guiada por el buen hacer de Harvey Keitel y apariciones como las de Michael J. Fox o Jim Jarmusch entre sus variopintos personajes. Con Blue in the face el largometraje tuvo su original segunda parte, ambas recogidas en el mismo libro junto a una extensa entrevista con el autor.  

 

7- Perdita Durango por Alex de la Iglesia (1997)

Esta producción hispano-mexicana basada en la novela de Barry Gifford ofrece los ingredientes que más le gustan al director español: una explosión de acción, sexo, persecuciones, pasión descontrolada, ritualismo y humor negro. Características que encumbraron al autor con su novela La Vida de Sailor y Lula, llevada también a la gran pantalla bajo el cálido manto musical de Chris Isaak por David Lynch en Corazón Salvaje, donde ya presentaron al personaje de Perdita en la figura de Isabella Rossellini. Nicolas Cage aparte, Perdita presenta a Rosie Perez esta vez a dúo con Javier Bardem en una exuberante y desquiciada pareja que sin embargo no pudo evitar el desastre que supuso en taquilla. La novela se titula originalmente 59 degrees and raining: the story of Perdita Durango, y está basada a su vez en la historia de la asesina en serie Magdalena Solís.     

 

8-  Miedo y asco en las Vegas por Terry Gilliam (1998)

El ex-Monty Python Terry Gilliam (Doce monos, El imaginario del Dr. Parnassus) dirige la psicotrópica y divertida novela que el periodista Hunter S. Thompson publicó en la revista Rolling Stone en 1971. Se trata esta vez de una adaptación fiel, muy cercana a la novela -salvando algunos aspectos de fondo- que la convirtió en una película de culto, gracias también al genial trabajo en pantalla de Johnny Deep y Benicio del Toro dando vida a las surrealistas situaciones vividas bajo el efecto de las drogas. Además, el film cuenta con una banda sonora notable llena de joyas del rock. Deep se embutiría en la piel del creador del “periodismo gonzo” una vez más, y de una manera más comedida, cuando El diario del ron, otra de las famosas novelas del autor, fue adaptada en 2012.     

 

9- Acid house por Paul McGuigan (1998)

Después del hito que supuso Trainspotting tanto para la literatura como para el cine, Irvine Welsh fue llevado de nuevo a la gran pantalla con la no tan perturbadora Acid house. El escritor escocés se encargó del guion de su divertido libro de relatos subtitulado “Tres historias de amor químico”, manejado por el director de Wicker Park (Obsesión, 2005) o la serie Sherlock, dando vida a sus bizarras e hilarantes historias: "La causa de Granton Star", "Un blandengue" y “Acid house”. Descabellados personajes como el mítico Spud, de nuevo interpretado por un inolvidable Ewen Bremner, circulan por esta comedia negra que no deja indiferente a nadie. El libro cierra además con una novela corta titulada “El listillo”, de donde emerge otro de esos personajes drogadictos y buscavidas que tan buen resultado le dieron al autor.    

 

10- El talento de Mr Ripley por Anthony Minghella (1999)

El antihéroe de Patricia Highsmith ha sido llevado a la gran pantalla en distintas ocasiones desde los años 60. Tom Ripley debe su vida al cine, ya que fue creado gracias a las ganancias que la autora obtuvo con la adaptación de Extraños en un tren, prolongando hasta 1991 una saga literaria de cinco extraordinarias novelas que comenzó con la historia que nos ocupa en 1955.  Anthony Minghella (El paciente inglés, Michael Clayton) dirige este thriller psicológico protagonizado por Jude Law, Gwyneth Paltrow y Matt Damon como el talentoso asesino, anteriormente interpretado por Alain Delon en A pleno sol (1060), Dennis Hopper, y más recientemente John Malkovich en una nueva adaptación de El amigo americano. 


© David de Dorian, 2021 


Novelas de Anagrama en el cine

(Ilustración: Shout)

 


4 comentarios:

  1. Espero que algún día hagan "La conjura de los necios".

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un deseo compartido. Creo de verdad, -sin ápice de sorna lo digo- que lo más parecido a Ignatius en Tv fue aquel personaje llamado Benito de la serie Manos a la obra.

      Eliminar
    2. No sé muy bien si Benito era el gordo (Ángel de Andrés López) o el tirillas (Carlos ...). Era una serie que no veía.

      Eliminar
    3. Carlos Iglesias lo interpretaba. El creador y guionista escribió Matar al Nani o Balarrasa. Benito era un personaje muy ignatiusreillyano. Sea como fuere, la novela merecía y merece más proyección. Creo que se pensó hacer una película en su dia con John Bellushi. No más noticias.

      Eliminar