martes, 2 de febrero de 2021

THE NUMBER OF THE BEAST - 10 CANCIONES INSPIRADAS EN PELÍCULAS DE TERROR

 Hablemos de 10 canciones inspiradas directamente por el mejor cine de terror ...     

 Una vez más, el cine como fuente de inspiración para la música pop, esta vez en clave oscura, con un género, el de terror, tan apreciado como underground en la cultura popular y sus referencias a través del rock.

Un buen número de bandas y artistas se han sentido atraídos no solo por una estética que rememora las mejores épocas del cine de terror, sino una temática siempre atractiva y sugerente de lo sobrenatural, lo oculto, lo misterioso y lo macabro para dar rienda suelta a unos impulsos creativos que en ocasiones responden al lado más siniestro del alma del músico.

Ofrecemos una cuidada selección, de entre las tantas y tantas canciones de temática relacionada con las “películas de miedo” -entre las que no faltan sus ejemplos en castellano hoy no inlcuidos- que harán disfrutar a cinéfilos dark y melómanos por igual. 

Y para más artículos e información relacionada solo hay que pinchar en los links disponibles.  

 

 1- 13th floor vendetta (THE DAMMNED)

Dave Vanian, vocalista de la banda de punk británica, reveló que la canción se inspiró en la película El abominable Dr. Phiebes (1971), una de las tantas del género de terror protagonizada por Vincent Price. Según su relato, el tema fue compuesto cierta noche en la que los integrantes veían la película. Este temazo de tintes góticos y atmósfera propicia fue incluido en su cuarto disco (The black álbum, 1980), en el que también se incluye “Dr. Jeckyll and Mr. Hyde”, traduciendo a la perfección con su música el sabor que dejó la cinta en la banda: “era la última canción que se hizo del álbum. Tenía la película de fondo escribiendo la letra”: Two souls locked together for all eternity/ Soon to be one our work is nearly over/ But who is the victim? / and who is the innocent?

 

2- City of the dead (THE CLASH)

Aparecida originalmente como cara B de “Complete control” en 1977, “City of the dead” fue escrita por un Joe Strummer depresivo, desilusionado con el movimiento Punk y bajo la influencia musical de Bruce Springsteen, imprimida en el tema. El título remite directamente a la oscura película de 1960 en la que Christopher Lee se cruza de nuevo con referencias góticas y literarias al centrar la terrorífica historia alrededor de un hotel llamado The Raven´s Inn. Mick Jones solía presentar esta canción en directo diciendo que versaba sobre “estar muerto de cuello para arriba”. Metáfora despejada, el tema hace una amarga crítica tanto al punk (Johnny Thunders incluido) como a aquellos que lo denostaban incitando a agredir a sus acólitos en tabloides británicos como el sensacionalista Sunday Mirror: What we wear is dangerous gear/ it'll get you picked on anywhere/ though we get beat up we don't care/ at least it livens up the air.    

 

3- Eyes without a face (BILLY IDOL)

El director francés George Franjou dirigió en 1960 la escalofriante y poética Les Yeux Sans Visage (Ojos sin rostro), en la que la hermosa cara de una niña queda desfigurada por un accidente y su padre emprende una serie de asesinatos de señoritas para extirparles su belleza y devolverle lo perdido. Truculenta y profunda, su temática humanista sirvió a Idol para construir las imágenes de un romance moderno y darle el mismo efecto, mientras suaves coros femeninos repiten en el estribillo "les yeux sans visage". Durante el rodaje del videoclip que dirigiría David Mallet (también " White Wedding "), el cantante usó unas lentes de contacto que le ocasionaron daños en las córneas, por lo que tuvo que ser intervenido y llevar un vendaje en los ojos durante días. ¡Qué ironía¡ Got no human grace/ your eyes without a face/ Such a human waste / your eyes without a face.

 

4- Hounds of love (KATE BUSH)

It's in the tres/ It's coming, alerta una voz masculina al comienzo del tema. Night of the demon (1957) es la película de terror detrás de la inspiración de la cantante, en la que demonios escondidos en los árboles esperaban a su presa como los Sabuesos del amor remarcados. Una metáfora sobre el miedo al amor que Kate nunca ocultó: Siempre he sido un cobarde/ y nunca sé lo que me conviene: la imagen es el amor tomando la forma de perros que los cazan”. El disco homónimo, publicado en 1985, fue su éxito comercial más rotundo, incluyendo temazos de la talla de "Running up that hill". El videoclip lo dirige la propia cantante, influida también por otro maestro del terror como Alfred Hitchcock y su clásico Los 39 escalones. I found a fox/ caught by dogs/ He let me take him in my hands/ His little heart/ it beats so fast/ and I'm ashamed of running away.  

 

5- In Germany before the war (RANDY NEWMAN)

El compositor se basó en Fritz Lang para escribir esta bella y melancólica canción, metáfora de un país que está a punto de entrar en una época de horror. M el Vampiro de Düsseldorf y la imagen de un inigualable Peter Lorre, como maniaco asesino en serie de niños, fueron las referencias. La historia real de Peter Kurten, apodado El destripador de Düsseldorf, se esconde tras este film precursor del cine negro e inspirador de una canción que, sin embargo, no menciona ningún asesino, aunque en sus poéticas líneas finales describe una escena inequívoca tras la acechanza del misterioso narrador:  A little girl has lost her way/ with hair of gold and eyes of gray/ reflected in his glasses/ as he watches her, tras lo cual nos acostamos bajo el cielo otoñal/ mi pequeña niña dorada y yo/ y ella yace muy quieta.

 

6- Why didn´t Rosemary? (DEEP PURPLE)

Los miembros de Deep Purple fueron juntitos a ver La semilla del diablo (1968) al cine, en uno de sus ratos libres mientras grababan lo que iba a ser su tercer disco. Al llegar al estudio improvisaron un tema al que titularon como la película del controvertido Roman Polanski. Su letra hace referencias directas al film y a su protagonista, interpretada por Mia Farrow, en líneas como “Satan's world, I've had a kill/ Why didn't Rosemary ever take the pill?/ Lying there waiting, waiting for the kill/ Oh man won't do it, but the devil Will”. La película fue todo un hito para la cultura popular y además esconde algunas conexiones diablescas relacionadas con la localización del rodaje, en el edificio Dakota de Nueva York, en el que años más tarde asesinaron a Lennon.   

 

8 Pinhead (RAMONES)

En algún momento de la estancia en Ohio durante su gira de 1976, los neoyorquinos fueron inspirados por la cinta de terror clásico Freaks (La parada de los monstruos, 1932). La película de Tod Browning, una obra maestra incomprendida y rechazada en su tiempo, reflejaba la monstruosidad como nunca antes se había hecho. Fascinó tanto a la banda, que esta tomó de la misma uno de sus famosos gritos de guerra y marca registrada, aquel Gabba Gaba Hey!,directamente de la memorable y esperpéntica escena del banquete de bodas para ponerlo en la boca de un “idiota” (D-U-M-B) que se fija en una enfermera que le gusta. Pinhead fue más tarde el título original de la famosa película de terror Hellriser (1987), que nada tiene que ver con los Ramones. Sin embargo, es irónico que este grito insignia, sacado de una -aun hoy espeluznante- película de terror, fuese tomado para el nombre de una serie infantil de TV, destinada a los más pequeños (¿monstruitos?) de la casa: Yo Gabba Gabba! we accept you we accept you one of us. 

 

9- Psicokiller (TALKIN HEADS)

Dos fuentes confluyeron para la inspiración de una de las canciones más coreables y contagiosas jamás escrita, y ambas relacionadas con el género que nos ocupa: el cantante heavy-gótico Alice Cooper, fan de todo lo terrorífico; y el maestro Alfred Hitchcock. Efectivamente, Psicosis (1960), y más concretamente el inolvidable Norman Bates, fue la inspiración para darle pulso a una canción tremebunda con versos tan certeros y turbadores como “You start a conversation/ you can't even finish it/ You're talking a lot, but you're not saying anything/ When I have nothing to say, my lips are sealed/ Say something once, why say it again?”, que desembocan en la escalofriante advertencia tartamudeada que te invita a correr para escapar de los impulsos de un maniaco. Una de las virtudes que hace tan especial este archiconocido tema es que tanto la música como la letra son un alarde de adecuación a la temática tratada: "Es un poco loco y un poco funky. Es como si Alice Cooper conociera a Sam y Dave. Da en el blanco". Un clásico del terror para el placer de nuestros oídos.

 

10- The number of the beast (IRON MAIDEN)

El buque insignia de La doncella de hierro fue directamente inspirada por una serie de pesadillas que su compositor, Steve Harris, tuvo con el poeta Robert Burns. Fuentes literarias aparte, el tema está influido también por el cine, a través de la película La Profecía, dirigida por Richard Donner (The Omen, 1978), sobre la venida del diablo. La apertura recitada, que iba a aportar el mismísimo Vincent Price (cosa que haría después en “Thriller”), presenta una cita del Libro del Apocalipsis (13:18) revelando el número del diablo: 666. Una serie de rumores e hilarantes anécdotas durante la grabación del álbum (extraños sucesos en el estudio, visiones, coincidencias numéricas…) terminaron de marcar esta canción como la biblia satánica sonora por excelencia. Bruce Dickinson respondía así a la cuestión en uno de los conciertos de su gira Beast on the road de aquel 1982: "Solo quiero decirles a todas las personas que pinchan discos al revés y queman álbumes en las calles, pueden meterse la cabeza en el culo, porque … no estamos interesados ​​". Menos mal.


© David de Dorian, 2021



(Ilustración: autor desconocido)




No hay comentarios:

Publicar un comentario