martes, 25 de marzo de 2014

POPMUZIK MACHT FREI: 10 CANCIONES SOBRE EL HOLOCAUSTO (parte 2)

Hablemos de 10 canciones pop inspiradas por el Holocausto judío...

La historia nazi y el Holocausto son de los temas más controvertidos y polémicos que aún hoy pueda acometer el rock. Sin embargo, el número de bandas y artistas que se han sentido atraídos, de una u otra manera, por este tenebroso periodo de la Historia ha sido numeroso y han plasmado en estupendas canciones pop toda su reflexión y visiones sobre un tema tan poco amable y dado musicalmente a sonidos oscuros y trastornados, para expresar, rabia, incomprensión, provocación, ironía o sencillamente retratar aspectos de la vida coetánea a través de unas metáforas siempre potentes. Son bien conocidas las producciones abordadas por el cine sobre el tema, pero la música pop no ha sido menos y aquí seleccionamos 10 de estas canciones (en dos partes), cuya temática está inspirada directamente por el Holocausto judío. (Primera parte aquí) 

6- Dance me to the end of love (LEONARD COHEN)
La imagen de judíos escuálidos en un campo de exterminio siendo obligados a tocar un cuarteto de cuerda cerca de los crematorios mientras se desarrolla la masacre y cientos de los suyos mueren gaseados y desaparecen calcinados, es lo que inspiró a Cohen para escribir una de sus canciones más bellas. Como si de una versión pop del “Cuarteto para el fin de los tiempos” de Messiaen se tratara, el músico y poeta judío interpone el amor entre el Holocausto y la música, que es el vehículo del amor y también de la muerte, a la que se enfrentan con un violín soberbio cuya identidad no deja lugar a dudas: “Dance me to your beauty with a burning violin/ Dance me through the panic 'til I'm gathered safely in/ Lift me like an olive branch and be my homeward dove/ Dance me to the end of love” 

7- Dachau blues (CAPTAIN BEEFHEART)
En 1969, mientras los himnos por la paz y el amor sonaban en todas las emisoras juveniles de radio estadounidenses, Don van Vliet, más conocido como Captain Beefheart, hacía su propia interpretación del horror de la guerra -la de Vietnam en esos momentos- a través del Holocausto, centrando una de sus composiciones en el campo de concentración de Dachau. El blues a Dachau, con su tono experimental, destaca por ese contraste generacional en el que el mensaje es expresado de una manera que se encuentra en las antípodas de las consignas comunes de amor, paz y drogas del momento, y por las contundentes imágenes de su lírica: “War One was balls ‘n powder ‘n blood ‘n snow/ War Two rained death ‘n showers ‘n skeletons/ Dancin’ ‘n screamin’ ‘n dyin’ in the ovens/ Cough ‘n smoke ‘n dyin’ by the dozens/ Down in Dachau blues”.

8- The only way (EMERSON, LAKE AND PALMER)
El rock progresivo también sería permeable a la temática del Holocausto judío. Emerson, Lake and Palmer acometen el tema en su segundo disco, Tarkus (1971), y utilizando piezas de Johann Sebastian Bach, componen “The Only Way (Hymn)”, donde nos hablan de un hombre decepcionado que ha perdido la fe en dios a raíz de los fúnebres acontecimientos , cuestionando los designios divinos y reflexionando sobre la muerte y el horror (“Can you believe, God makes you breathe/ Why did he lose six million Jews”) por medio de su pequeño y personal debate teísta, que lo hace concluir sentenciando de forma contundente y culminando con sabias y desencantadas palabras sobre la naturaleza del hombre y la existencia: “Don't heed the word, now that you've Heard/ Don't be afraid: man is man made”.

9- This train revised (INDIGO GIRLS)
Una de las imágenes indisociables al Holocausto es la de los trenes de la muerte, que impresionó a Amy Ray cuando en un curso universitario sobre religión oyó hablar del tema de boca de uno de los supervivientes. La cantante quedó sorprendida de “la capacidad humana para el mal” y compuso esta canción,  en la que las chicas índigo nos hablan de la pérdida de identidad en los transportes a los campos de exterminio y de las diferentes etnias que allí se congregaban para la muerte, entre las cuales muchos de sus individuos perdían la vida antes de llegar al destino, que en cualquier caso se trataba del mismo:  “It's a fish white belly/ A lump in the throat/ Razor on the wire/ Skin and bone/ Piss and blood/ In a railroad car, 100 people/ Gypsies queers/ And David's Star/ This train is bound for glory”.

10- Ilsa Koch (WOODIE GUTHRIE)
Muchas de las canciones que legó el malogrado cantautor folk son aun musicalmente desconocidas. Es el caso de “Ilsa Koch”, reconstruida por grupos como The Klezmatics, y en la que el maestro de Dylan nos habla de la apodada “bitch of Buchenwald”, esposa del comandante del famoso campo de concentración y una de las mayores sádicas de la barbarie nazi, cuyo hobbie fue fabricar objetos con la piel tatuada de los judíos reclusos. Se trata de una fuente inestimable, tanto por la fecha como por el motivo de su creación -compuesta en 1948 como protesta por la conmutación de la pena de Koch por el general Clay-, que posiblemente la conviertan en la primera canción que habla del horror del Holocausto y cuya letra original se conserva: “I’m here in Buchenwald/ My number’s on my skin/ Old Ilsa Koch is here/ The prisoners walk the grounds/ The hounds have killed a girl/ The guards have shot a man (...)/I see the chimney smoke/ I see their ashes hauled/ I see their bones in piles/ Lamp shades are made from skins”. 

© David de Dorian, 2014

Ilustración minimalista Christopher David Ryan

(Ilustración: CDR)

No hay comentarios:

Publicar un comentario