jueves, 9 de enero de 2014

SUGERENCIAS DE QUEJA CONTRA MERCADONA

Hablemos de reivindicaciones sociales de máxima importancia y de la comprensión lectora general a través de estas humildes peticiones a uno de los hombres más ricos del país, Juan Roig, presidente de Mercadona...

En ocasiones, cuando uno cuelga en la red algún escrito sobre ciertas noticias actuales de relevancia política y social con tinte crítico, éste suele ser susceptible de algún tipo de respuesta en el mejor de los casos. En el peor, esas respuestas nada tienen que ver con el escrito en cuestión, siguiendo así una manía a veces incomprensible del personal por confundir la velocidad con el tocino, que comienza a resultar espeluznante y que a cualquier profesor de lengua castellana le hundiría en la desesperación más absoluta.

La comprensión lectora de la gente nunca ha sido un fuerte en un país tan poco lector, y sobre todo, tan poco dado a utilizar su cabeza si no es para embestir, como decía aquél, lo que convierte el universo de las respuestas a cualquier entrada de un blog sobre temas de esta índole en un reflejo bufonesco de lo que siempre ha sido España, un país de pandereta, eso sí, salao salao como el que más. La ironía y el sarcasmo nunca se han sentido muy cómodos con su identidad cuando han asomado su cabeza en cualquier texto que pudiese leer un grupo ya nutrido de personas, como es el caso de cualquiera publicado en la red.

Cuando apareció Carta Juan Roig (Presidente de Mercadona) solo fue para expresar de forma mordaz un sentimiento generalizado de indignación en el que un particular punto de vista era la verdadera clave de lo escrito, y por supuesto, con la intención de que algún día –por qué no- llegase a manos de este señor tan avispao que ya es uno de los más ricos de España. A tenor de las respuestas que se han recibido con respecto a esta carta se ve que no supimos utilizar la ironía o que no se le dio el toque adecuado para ser bien digerida, por lo que vamos a curarnos en salud sacando a la luz las dos únicas respuestas que suscitó esa irrelevante misiva, para no olvidarnos de que hay que esforzarse más en hacernos comprensibles si no queremos aprender a balar o por si uno está equivocado y su dislexia no le permite ya comunicarse de forma cabal.

Estas dos respuestas llegaron en forma de comments desde la página en la que se publicó la carta, primeramente al correo del sitio, gracias al bendito anti spam, y nunca fueron aceptadas para que se vieran públicamente; no sé si por vergüenza ajena.                                     
Ante todo me gustaría dar las gracias por haber leído la carta y porque hayan dedicado su valioso tiempo en responder a la misma, haciéndonos llegar su propia indignación en el lugar más adecuado para que éstas sean atendidas. Como agradecimiento me gustaría que se invitaran a unos donuts de chocolate del Mercadona, que como ese mismo radar que utilizaron en la cuestión de la carta indica, se encuentran en la sección de bebidas alcohólicas del rincón del gourmet de cualquier Corte Inglés.

La primera respuesta (copio y pego), dado la edad del amable lector, podría titularse “Y se quejaban de la ESO”:

 Estimado Sr. Presidente de Mercadona:
 Siempre he tenido una buena critica de sus supermercados y de lo bien que tratan a sus empleados. Yo quise intentar que una hija mía  entrara en Mercadona y no pudo ser. Y eso que es persona bien preparada, pero aquí en Tenerife, todo es distinto a la Península. Verá ud. Soy Jefe de Máquinas de La Marina Mercante, ya jubilado y tengo 68 años. Me llama la curiosidad como ahora se trata tan rigurosamente a sus empleados aquí en Tenerife. No se como será en la Península, aquí desde luego se les trata fatal. Soy cliente de Mercadona y hablo de vez en cuando con algunos empleados y me lo cuentan. Esto mucho a cambiado.
Un cordial saludo.

Siempre está bien terminar con un saludo cordial. Y al hombre no le falta razón, pues esto mucho a cambiado, que diría el maestro Yoda, también muy sabio. Esperemos que la hija haya tenido suerte en encontrar ese puesto de reponedora maltratada en Mercadona y su padre esté orgulloso de ello, escribiendo una nueva respuesta agradeciendo al señor Roig su beneplácito. Además, la hija tendrá la oportunidad de hablar con la generación veterana de sus condiciones laborales, que siempre es de agradecer la interactuación generacional.

La segunda respuesta (copio y pego) podría dejar noqueado a cualquier sensibilidad socialmente afilada, por lo que tendremos que poner el cartel “Parental. Adivisory”. Podría titularse “Los trabajadores sociales serán los putos amos”:

 El pasado dia 28 diciembre estaba comprando en su tienda de Palamos cuando de repente resbale porque el suelo estaba mojado y no señalizado. Me cai cuan larga soy! Gracias a que habia un Sr.muy fuerte y me levanto ya que yo no podia. Quede dolorida y magullada. Llame para informar a su telefono gratuito, ya que sus empleadas desaparecieron Me llamaron al dia siguiente para saber el parte medico. Les dije que estaba magullada. Derrame en rodillas etc....Tengo que reposar 5dias y volver al dr. No hubiera estado mal tener un detalle. Cheque compra ? Pero ni eso. Eso es no tener clase. Sr.Roig!

Literal y verídico. La respuesta es de este 1 de enero, por lo que esperemos que no haya habido problemas en disfrutar de las fiestas de Navidad con sus juergas monumentales por ese resbalón cuan larga era…aunque es obvio que no. Me gustaría pensar que el “Sr. muy fuerte” y la amable lectora hayan emprendido un romance que les haya llevado a grandes orgasmos, o al menos que ese cheque compra haya llegado como regalo de Reyes (porque todos sabemos que los Reyes Magos son Juan Roig, al menos para algunos de ahí arriba…), porque de verdad ¡ qué poca clase tiene este señor ¡. Sobre todo, muchas gracias por esta respuesta enviada a nuestro departamento de quejas, sin duda el lugar más adecuado para atenderle, aunque no podamos enviarle su cheque para productos sin gluten. Encarecidamente exigimos desde este portal que el Sr. Roig tenga un detalle con la señorita, a poder ser la elevada compensación ya indicada, para que aprenda que con la clase trabajadora universitaria nadie puede.

Si se trataba de quejarse de uno de los hombres más ricos de España en una página sobre artículos literarios, quizá no hubiera estado mal algunos motivos con más soul, como por ejemplo:

1- Los uniformes de Mercadona hacen poco sexy a los trabajadores de la cadena, especialmente a las señoritas, pues les forma un extraño paquete en la parte delantera y les deja algo abombada la parte del pompis.

2- Hacen pocos paquetes de donuts de chocolate al día y quien llega a la una de la tarde ya se ha quedado sin su ración de donuts, que no todos madrugamos, así que se hagan cargo de la ración de los trasnochadores, por favor, y se dejen de la guasa de poner otros dos paquetes a las 8 de la tarde, que nos gustan recientes.

3- Parece un cachondeo pero en la bolsa de ensalada de la huerta de la sección de congelados un día aparecen coles de Bruselas y otros no, por lo que nos gustaría saber las fechas de huelga de los recolectores belgas para que no tengamos menos producto y/o variedad en las bolsas. Gracias.

4- Nos parece un poco macabro que para anunciar el kilo de carne de ternera en oferta el anuncio del megáfono comience con mugidos de vaca, como pastando felices por el prado, y continúen en un segundo plano mientras una distinguida voz de señorita incita a comprar la masacre. ¡Que alguien llame a Morrissey!

5- En cuanto a la sintonía del supermercado, sabemos que se trata de una técnica de adoctrinamiento perfeccionada por la CIA en Guantánamo, por lo que exigimos cambiar la cantinela al menos realizando un cover cada mes. Grupos hipsters como Letrusta Morla o Choni Meyers podrían encajar en el perfil para esa ardua tarea, a cambio de ese cheque compra, claro…

6 - ¿Por qué el uniforme de guardia jurado le queda al susodicho siempre colgante? ¡Parece un adolescente jugando a ser adulto!

Gracias por atender estas humildes misivas Sr. Roig, esperamos que las reciba en el portal sobre motos GP al que se las enviamos con la esperanza de su pronta respuesta…

© David de Dorian, 2014

coche, Magoz

(Ilustración: Magoz, "A ninguna parte")



2 comentarios:

  1. Cuantos Kioskos, como los que monta en el resto del territorio Nacional ha puesto en Cataluña, uno o dos? Y por eso se ha vendido y por todos los lados nos invade con los productos catalanes? Me parece miserable, ruín y de poca valentía.

    Usted sabe que su tierra, por ejemplo, desarrollan buenos espumosos. Porqué no los pone en cabecera , o al menos en pilas, no se encuentran, ni los extremeños, tampoco los aragoneses. Sr Roig, le llamo Sr, porque soy educado, sino lo fuera, ahora, al despedirme lo haría con otra frase que con la voy a decir-

    Quedese con su tiendas, yo con mi moral, dignidad y orgullo.

    ResponderEliminar
  2. SR. Roig, cuantos Kioskos le han permitido instalar en Cataluña por invadir sus tiendas de productos catalanes ? Me repugna, seguramente que le han dejado instalar de esos kioskos, uno, o dos? Es así, y usted a nosotros, gente de buena fe, nos hace enriquecer a quienes no nos quieren comprando sus productos y manteniendo sus industrias. ?

    Usted, como valenciano, sabe que se produce en su tierra un buen espumoso, también en Extremadura y en Aragón . Porqué siendo estos productos solicitados por muchos españoles no están debidamente expuestos como los catalanes?
    Todo esto, digo yo, es producto de seriedad, dignidad y de orgullo. Por esto me permito decirle ..... Adios !!! y lo hago de una manera correcta y educada y no como usted se merece

    ResponderEliminar