domingo, 12 de enero de 2014

101 DISCOS DEL POP DE LOS 90 (PARTE 5)

Hablemos de 101 discos de los 90 clásicos y no tan clásicos...

42- I SHOULD COCO, 1995 (SUPERGRASS)

Supergrass

El debut del trío de Oxford vino pegando fuerte gracias al fabuloso single de adelanto que fue “Cuzz by the fuzz” (“Pillados por la pasma”) y la tremenda “Alright”, todo un himno al más puro estilo brit-pop. Melodías y guitarras infecciosas, descaro juvenil, el punk gamberro heredado de Clash y Buzzcocks rebosaba energía a rabiar. Un disco urgente, repleto de pegadizas y desenfadadas armonías vocales que nos remiten al Bowie de Ziggy Stardust, Beatles o Madness. Un trabajo que exhala juventud por los cuatro costados, pero que sugiere una sorprendente asimilación de la cultura pop de los 60 y los 70, a través de piezas tan instantáneas y la actitud chulesca propia de la edad.

43- I´M YOUR FAN, 1991 (TRIBUTO A LEONARD COHEN)

I'm your fan

Entre todos los tributos a Leonard Cohen que se han publicado, el realizado por la revista francesa Les Inrockuptibles es sin duda el mejor y más completo. Formado por un buen puñado de bandas indies surgidas de los 80 y otros tantos artistas ya bien reconocidos interpretando clásicos del canadiense, las versiones que aparecen en I´m your fan no solo no decepcionan sino que encandilan al oyente con recreaciones enormes, destacando las de Ian McCulloch –“Hey, that´s no way to say goodbye” –, R.E.M. –“First we take Manhatan” –, Pixies –“I can´t forget” –, James –“So long,Marianne”– y That Petrol Emotion –con una cinematográfica “Stories of the streets”–. Completando esta joya de disco aparecen otros grandes como Nick Cave, John Cale, Lloyd Cole o Jean-Louis Murat, un lujazo impagable.

44- XO, 1998 (ELLIOTT SMITH)

Elliott Smith

Cuando a este genio ensimismado y lleno de tormentos llamado Elliott Smith le pusieron a su disposición un nutrido presupuesto para sacar un nuevo disco tras sus aclamadas piezas para El indomable Will Hunting, decidió dejar aparte las grandes expectativas de la compañía y centrarse en verter su tristeza como siempre lo había hecho, tema tras tema, en su cuarto disco, más intenso que nunca. Su folk-rock evocador reviste unas distinguidas melodías beat dignas del orfebre más minucioso, donde sus potentes letras, siempre al servicio de la musa desolación, irrumpen para cazar al oyente con sus introspectivos lamentos: "Independence day", "Bled white" y ese par de monumentos, "Everybody cares, everybody understands" y "Waltz #2" 

45- KEROSENE HAT, 1993 (CRACKER)

Cracker

El segundo disco de los californianos Cracker sigue en la senda de su rock alternativo de fuertes raíces. La apertura del disco con “Low”, una de las canciones con más gancho del grupo y que les catapultó a los primeros puestos de las listas, dejaba claras las intenciones del grandioso Kerosene hat: enérgico rock de carretera con rabiosas melodías en “Movie star” , guitarras furibundas y riffs afectivos con “Let´s go for a ride” y “Get off this”, estribillos luminosos llenos de noche americana en “Nostalgia”, y “Sweet potatoes” y un colchón sonoro ideal para pasar resacas con mucho blues a través de “Kerosene hat” y “Take me down to the infirmary”.

46- ODELAY, 1996 (BECK)

Beck

El quinto álbum del polifacético freak californiano vuelve a mostraros su incontinencia estilística con una obra maestra de la reunión de géneros: blues, folk, country, trip-hop, garaje, rap, bosa nova o soul, a los que imprime un novedoso tratamiento con bases efectivas y sampleados prodigiosos bien domados, que llegan a desembocar en piezas aún hoy sorprendentes y adictivas como “Devils haircut”, siempre rebosantes de melodías y arreglos juguetones sin complejos, ideales para la pista de baile – “New pollution” – o con olor a extraño clásico – “Hotwax”, “Lord only knows” –, urbano, descarado, vital y desenfadado –“Sissyneck” –, a veces extraterrestre, Beck.

47- TEMPLE OF THE DOG, 1990

Temple of the dog

Antes de que el Nevermind viese la luz, la musa del grunge había muerto de una sobredosis de heroína en Seattle. Chris Cornell, líder de Soundgarden, decidió entonces rendir un sentido tributo con Temple of the dog a la figura de Andrew Wood, cantante de Mother Love Bone, germen de Pearl Jam, y donde participan miembros de la banda, incluyendo un desconocido Eddie Vedder como segunda voz. Así surgieron temas de enorme factura bajo el sonido crudo de un rock que se mueve entre la balada y el medio tiempo –“Say hello 2 heaven”,”Call me a dog”–, para expresar lo que sería la primera pérdida de una larga lista en un movimiento nacido del desamparo, que comenzaba a dar sus primeros himnos generacionales, Time of trouble”, “Hunger strike”.

48- ATTACK OF THE GREY LANTERN, 1997 (MANSUN)

Mansun

Magnífico debut de Mansun, uno de los más atractivos y luminosos de los 90 y álbum que se resuelve a través de excelentes canciones deudoras del brit-pop glam de Suede, con unas melodías cautivadoras lejos de lo convencional y un enfoque semi conceptual que engancha desde la primera escucha. Attack of the grey lantern sobresale por la originalidad de su conjunto y la calidad de piezas bien encajadas entre la new wave, el dark pop y la psicodelia rock, como la elegante “Mansun´s only love song”, las contagiosas “Taxloss” y “Stripper vicar” o ese himno penumbroso llamado “Wide open space”, hasta desembocar en la grandilocuencia melancólica de “Dark Mavis” con un final sobresaliente de gran intensidad.

49- GORGEOUS GEORGE, 1994 (EDWYN COLLINS)

Edwyn Collins

Gorgeous George consolidó a este portentoso artista, conocido esencialmente por haber compuesto uno de los riffs más poderosos y elegantes de la década, aquél que se repite como un salvaje cortejo en “A girl like you”, pura lujuria seductora.  Producido en el propio estudio de grabación de Collins, su tercer disco contiene ese pop-rock tan atractivo de fuerte sabor británico, conducido por una voz de crooner cuya virtud es construir hechizantes melodías no exentas de cierto dramatismo como en “The campaign for real rock” y de una decadente elegancia en “If you could love me”, junto a evocadoras piezas de bella factura como “North of heaven”: Some mother's talking 'bout Guns 'n' Roses, as if I give a fuck…

50- LIEBLING, 1999 (ANDREAS JOHNSON)

Andreas Johnson


Andreas Johnson alberga en su segundo disco la marca inconfundible del nuevo pop-rock sueco surgido en los 90 con bandas como Kent o los más conocidos Cardigans, un trabajo de una factura impecable con una producción siempre actual y pulcra, sin salirse de los cauces de la canción pop clásica de buenas melodías y estribillos pegadizos, con un revestimiento leve de electrónica y nueva tecnología en fórmulas tradicionales para facturar canciones redondas como “People”, “The games we play” (con cierto regusto a un lento de U2), la maníaca “Breathing” y sobre todo ese himno grandilocuente llamado “Glorious”.

51- MELLON COLLIE, 1995 (SMASHING PUMPKINS)

Smashing Pumpkins



A mitad de la década el rock alternativo llega a su culmen gracias al tercer disco de la banda de Billy Corgan, Un trabajo de lo más ambicioso, basado en "la condición humana de la pena mortal". Aclamado por público y crítica, el álbum doble de “los Smashing” acusa una mayor diversidad de estilos que sus trabajos precedentes.  Rock alternativo de estilo propio, himnos generacionales con comienzos y líneas arrolladoras, – “The world is a vampire” que rezan en “Bullet with butterfly wings” – estribillos y melodías que te hacen soñar – “1979”, o a lo grande con orquesta en “Tonight, tonight” – y guitarras demoledoras – “Zero” – Una travesía apabullante a través de sus 26 joyas.

© David de Dorian, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario