lunes, 16 de diciembre de 2013

THE MAN WHO BLOG THE WORLD


THE MAN WHO BLOG THE WORLD
 (Ideas para el blog de un melómano) 

Elegir un buen nombre para un blog es una tarea importante para presentar tu propuesta en un universo, el de los blogs, tan sobreexplotado y repleto hasta descoser las costuras de portales coñazo sin mucho que aportar, pero bien posicionados por la milagrosa pócima del SEO, que dota a la mediocridad imperante en la red de supuesta relevancia. Siempre pensé que para transmitir cierto atractivo a un blog este debería disponer, primero, de un nombre con gancho acorde a quien lo escribía y, segundo, de un nombre que tuviera que ver con la extensa cultura colectiva del cine, la literatura o la música, se hablase de lo que se hablase en ese espacio.

Así que, pensando en el nombre que iba a ponerle a este portal, relacionado, en mi caso como melómano, con la música, comenzaron a surgir algunas ideas tergiversando los títulos de algunos de mis discos o temas favoritos y de un buen puñado de canciones archiconocidas de grupos insignes. Y como no iba a poner diez nombres a este blog ni abrir otra docena de blogspots para utilizarlos, he decidido sacarlos en tropel por si a algún melómano le da por reciclarlos algún día con el fin de aportar un toque freak y eminentemente musical a las vidas propias exhibidas por internet con esto de los blogs y las páginas web.


Existen en la red algunas ideas de este tipo, sobre todo sacadas del universo Beatles, aunque no sea para contenidos estrictamente musicales. ¿Quién puede resistirse al poder de los de Liverpool para jugar con sus creaciones? Imaginemos, por ejemplo, un portal que reuniese en su espacio la retahíla de blogs o páginas webs dedicadas a los Fab Four: Blog you do, Can´t buy me blog, And i blog her, You've got to hide your blog away podrían ser también, además de los existentes, nombres adecuados y pegadizos. Y es que la fórmula es fácil, jugando con alguno de los muchos temas que contengan su cansino “love”. We Can blog It Out, Tomorrow never blogs, Strawberry blogs forever o Blog- la- di -blog –la- da (este mi preferido) me parecen igualmente fabulosos, tanto para un portal sobre música como para otras cuestiones, tales como moda beat comentada (Blogtopus Graden sería ideal) o cualquier frikada típica beatlemaniaca, todo para recargar un poco más de Lennon y compañía la red.

A parte del mundo Beatle, soporíferamente recurrente, yo me decanto por otros nombres, también familiares, como el kinki You really blog me, los stonianos Underblogger of the night o Paint it blog (perfecto para un portal sobre arte y rock, portadas de discos míticas y esas cosas), los referentes a los Doors, Hello, i blog you o Blog on through (uso responsable de drogas y recetas con peyote), a Cash, Blog the line (consultorio de psicología online para trastornos de la personalidad), Like a bloggin Stone, Blogemian rhapsody, Blogophenia (evidentemente para una asociación de informáticos mods), Sunday blogging, (sobre destinos ideales para escapadas familiares o cómo hacer un barbacoa perfecta para sorprender a tu cuñado en el jardín de tu nuevo adosado), Blog only knows (sobre herramientas para que tu blog alcance las primeras posiciones en google), Sheena is a punk blogger (cualquier veinteañera hipster estaría encantada de poseer este portal para ser la envidia de la tropa), Nevermind the blogllocks/Blog save the queen (cualquier basura pseudopunk), We are the blogspots, Smell like blog spirit, Friday i´m in blog (para los tristes q se quedan esa noche en casa ante la pantalla del ordenador, alternativas originales de suicidio o descargas y comments de caras “D” de Cure) y por supuesto Bowie -de donde he tomado el nombre para mi espacio- con The man who blog the world –o The man who sold the blog, para tu hipster-empresa de diseño web-, Diamond blogs, Space bloggity o Blogging the alien, tanto contenidos relacionados con el propio artista como joyería fina, moda, glamour gay o temas extraterrestres.

Otros, más personales, quizá sean utilizados en algún momento en mi propio blog para alguna entrada, por supuesto referida al mundo musical. Tratándose de un fan de Suede, no hubiera habido mejor nombre que el de Blog Man Star para un espacio en internet, pero, A song for the bloggers –y su vertiente casanovesca, A blog for the lovers-, Bloggersweet simphony, There is a blog that never gous out, Blogmouth strikes again (sublime para recopilar las siempre musculosas declaraciones de Morrissey),Don´t look blog in anger o Without you i´m blogging, también son buenos remedios para cualquier enfermedad melomaníaca. 


¿Te animas a añadir alguna propuesta más a la lista? 

© David de Dorian, 2013 

David Bowie

(Ilustración: Craig & Karl)







No hay comentarios:

Publicar un comentario