domingo, 22 de diciembre de 2013

101 DISCOS DEL POP DE LOS 90 (PARTE 2)

Hablemos de 101 discos de los 90 clásicos y no tan clásicos...


11-  THIS IS HARDCORE, 1998 (PULP)

Pulp

Si ese monumento llamado Different class era una fiesta, This is Hardcore es la resaca. Jarvis Cocker daba paso a profundas reflexiones nocturnas y los de Sheffield nos brindaban otra obra maestra: grandilocuente, dramático, glamuroso, cinematográfico, obsceno, elegante, lírico, como encontrarte a media noche sólo en el pasillo de un hotel decadente. Comienzos claustrofóbicos con “The fear”, evocando la noche anterior a lo Bowie con “Party hard”, el bajón del día después con “TV movie”, redención melancólica en “Sylvia”, la intensidad de lo vivido  con “Glory days” y, ante todo, la apoteosis fílmica de la colosal pieza que da nombre al álbum: Porque esto es hardcore.

12-  GRACE, 1994 (JEFF BUCKLEY)

Grace

Jeff Buckley fue el Jesucristo del rock de los 90: vino, difundió su palabra y ascendió para siempre joven y divino. No en balde son legión quienes predican de alguna manera la nueva que el hijo de Tim trajo al mundo (Radiohead, Muse, Starsailor, Rufus Wainwright)  Su voz fue celestial, y todo lo que le rodea, comenzando por el revelador título de éste, su único álbum, está impregnado de “un algo” sagrado. Su portentosa destreza a la guitarra y su extremismo vocal de profunda originalidad interpretativa convirtió todo un clásico como “Hallellujah” en una desgarradora aria, el Nuevo Testamento que superaba al Viejo de L.Cohen.  Y ¿lo demás?, pues también evangelio.


13-  MENTAL JEWELRY, 1991 (LIVE)

Live

El rock-alternativo comenzaba a despegar en pleno auge del grunge gracias al surgimiento de bandas como Live y su magnífico álbum de debut. Mental Jewelry contiene una buena colección de canciones basadas en los escritos del filósofo hindú Jiddu Krishnamurti. Potentes temas como “Pain lies on the Riverside”, “Operation spirit”, “Waterboy” o “The beauty of grey”, repletos de reflexiones espirituales a cargo de su líder, Ed Kowalczyk. Discos como éste o su predecesor, el superventas Throwing Copper, hicieron que la banda llegase a endosar la friolera de 20 millones de copias alrededor del mundo; viniendo de una banda alternativa por algo sería.


14-  EL ESPÍRITU DEL VINO, 1993 (HÉROES DEL SILENCIO)

El espíritu del vino

Entre lo espiritual y lo pagano, el disco más excesivo de los Héroes está repleto de temas mayores. Siempre épicos, este grande del rock patrio, producido por Phil Manzanera (Roxy Music) está influido por las drogas y una estancia en Katmandú. Himnos en castellano críptico, “La herida”, “Sirena varada”, “Flor de loto”, el rock en todas sus vertientes de los zaragozanos acusaba barroquismo, experimentación y un atractivo aire gótico. Desde temas ligeros como “Tesoro” o “La apariencia no es sincera” hasta la dureza inyectada en vena de “Sangre hirviendo” o “Los placeres de la pobreza”, pasando por joyas como “Bendecida” y  “La alacena”. Completísimo.

15- AMPLIFIED HEART, 1994 (EVREYTHING BUT THE GIRL)


Un disco sobre el desengaño y las desilusiones amorosas, sin alardes instrumentales ni altibajos, y con la sugestiva voz de Tracey Thorn, no podía sino estar preparado para momentos de bajo ánimo y melancolía. El octavo álbum de EBTG es su trabajo más básico  –acústico si lo prefieren– y a la vez más introspectivo. Suavidad sonora para tormentas emocionales en “Rollercoaster”, “Troubled mind”, “Get me” o  “Missing”, el verdadero corazón (amplificado) del álbum, una tremenda canción sobre la pérdida y la nostalgia por el amor perdido, todo un éxito que se vuelve a incluir al final del disco en forma de remezcla, amplificación –esta sí- que los metió de lleno en la gran audiencia. 


  16-  THE MAN WHO, 1999 (TRAVIS)


Nigel Godrich, productor del aclamado Ok Computer de Radiohead, fue el encargado de convertir el sonido y las canciones de los escoceses en el suculento nuevo plato que la crítica adoraría por muchos años. The man who es uno de los discos más accesibles y agradables de la década. Un disco para tardes frías de domingo, pop sofisticado repleto de fantásticas melodías, entre la balada depre y el medio tiempo, dulces guitarras siempre complacientes y la voz taciturna de Fran Healy. Grandes y exitosos temas como “Why does it always rain on me?”, “Turn”, “Driftwood” o “Writing to reach you” hicieron de Travis un grupo de reconocimiento internacional y a tener en cuenta la década siguiente.


17-  IN A BAR.UNDER THE SEA, 1996 (dEUS)


Inclasificables, vanguardistas, innovadores, originales, esta peculiar banda belga siempre ha funcionado como una cooperativa de inquietos artistas con un total control de toda su producción: desde la misma portada de sus álbumes hasta sus bizarros videoclips. Partiendo de su música, en In a bar, under the sea, dEUS dejan constancia de su incontinencia creativa y bello caos estilístico, moviéndose de una manera sorprendente por terrenos siempre dispares (rock, jazz, noise, pop). El resultado es un disco brillante y surrealista, de extrañas y atractivas melodías, “For the roses”, “Little arithmetics”, “Theme from Turnpike”, “Dissaponinted in the sun”... Hail to the freaks¡ 


18- WITHOUT YOU I´M NOTHIG, 1998 (PLACEBO)


El segundo trabajo de la banda del andrógino Brian Molko se presentaba oscuro y desolador con ese título. Un disco notablemente más maduro que su debut y con evidentes referencias al glam-rock y el punk; intenso desde el primer corte –potentísima “Pure morning” –, y que no decae ni en sus momentos más calmados –“Ask for answer”, “My sweet prince” –. Molko le sigue cantando a la desesperación con brío y pasión –“You don´t care about us”– y sus melodías envolventes y nocturnas atrapan al oyente desde la primera escucha, de una manera instantánea  –“Every you every me” – y plena de emociones –“Without you i´m nothing” –.

19-  UNPLUGGED IN N.Y., 1994 (NIRVANA)


MTV puso de moda a principios de los 90 los “conciertos desenchufados”, trascendente iniciativa que nos legó brillantes actuaciones en directo (Cure, Springsteen, Duran Duran) Sin duda, la más famosa fue la de Nirvana, ayudada por la fecha de su publicación, pocos meses después del suicidio de Cobain, aunque su grabación data de noviembre de 1993. El disco póstumo de los de Seattle es toda una delicia sin distorsiones, el grunge sonando sin rabia pero aún más desolador. Que Nirvana era algo más que furia y ruido se demostró gracias a la desnudez de sus composiciones y la lectura de clásicos en covers como “The man who sold the world”. Acertado final. 


20-  SCREAMADELICA, 1991 (PRIMAL SCREAM)


Considerado uno de los mejores álbumes de todos los tiempos, el tercer trabajo de Primal Scream logra crear una confabulación musical perfecta entre el rock y estilos tan diversos como el house, el dub o el góspel. Todo un alarde de experimentación bien encauzada que supuso una verdadera revolución musical y puso en boga la cultura rave del momento. La innovación de Screamadelica estriba en el brillante  acoplamiento de texturas bailables y modernas a melodías clásicas de rock psicodélico, en una gran labor de producción y ejercicio imaginativo que patentaba novedosas piezas entre las que destacan “Loaded”, “Come together”, “Movin´on up” o “Higher than the sun”.


21-    THE LA´S, 1990



The La´s facturaron una de las canciones más deliciosas que nunca se hayan creado, me estoy refiriendo a “There she goes”, un auténtico himno universal que ha sido versionado y utilizado infinidad de veces, una canción que despertó siempre admiración – Liam Gallagher comentó que se trataba de su tema preferido (¿?) – Pop con mayúsculas para una banda que únicamente nos legó este disco homónimo y que procediendo de Liverpool no podían sino fabricar dignas melodías. Su sonido, entre retro y moderno, anticipa lo que sería poco después en todo su esplendor la melódica del Brit-pop, siendo elogiados por el todopoderoso Morrissey y con la garantía de haber trabajado con algunos de los mejores productores de la época. 


© David de Dorian, 2013 




















No hay comentarios:

Publicar un comentario